El vicepresidente de Tau y consejero delegado de la empresa Taulell S.A., más conocida como Tau, Pedro Casaña Petit, falleció ayer a los 78 años de edad.

Casaña era fundador de Tau, socio de sucesores de M. Gómez y, además, ocupaba los cargos de consejero delegado de Atomix S.A., consejero delegado de Atomcer y consejero delegado de la compañía Levitile.

A lo largo de su vida, el empresario vivió la evolución del proceso cerámico, desde la manufactura y la coción artesanal, hasta la producción de porcelánico, en actividades de tipo comercial y empresarial.

HUMILDAD Su pasión por la cerámica le llevó a ser el fundador de numerosas compañías en las que siempre destacó por su humildad, profesionalidad y ganas de evolucionar y adaptarse a las nuevas tendencias de mercado y a las demandas del sector.

Por este motivo, su nombre permanecerá ligado a la historia de la cerámica como una persona que vivió por y para el sector. Además, se recordará como un hombre que supo ganarse el respeto del mundo del azulejo. La misa funeral por Casaña tendrá lugar hoy, a las 12.00 horas, en la concatedral de Santa María.