La provincia cumplirá esta semana 40 años sin el Gordo de Navidad. La última vez que cayó en Castellón era 1964 y la suerte fue a parar a una administración de Vinar²s. Treinta años antes, el primero premio había tocado en la capital de La Plana.

Desde entonces, los castellonenses se han tenido que conformar con los pellizcos de segundos premios, como ocurrió en el sorteo del año pasado --cayó un segundo en la administración de la calle Ruiz Zorrilla de Castellón-- o con la pedrea.

LA SUERTE DE CARA Aun así, para el miércoles, parece que la provincia podría tener la suerte de cara, ya que ha sido un año con desgracias y, según dice la superstición, la lotería cae en los lugares que peor lo han pasado. Como ya publicó Mediterráneo hace unas semanas, la administración de lotería número 1 de Nules, la Estrella de la Fortuna, ha agotado hasta en tres ocasiones todos los décimos para el sorteo de Navidad y el que primero se liquidó fue el que exácta- mente coincidía con la fecha de la riada que asoló la población el siete de septiembre --07.904--.

En este año, Lotería y Apuestas del Estado, ha consignado para la provincia de Castellón un total de 34.668.000 euros, con lo que según estas cifras, cada castellonense habrá gastado 73,08 euros, de media, en décimos para el Sorteo de Navidad. Así, y siguiendo las estadísticas de la pasada edición del 2003, el 35 por ciento del total de dinero que cada ciudadano de la provincia gasta en lotería, lo invierte para el Gordo.