Manos Unidas, que ayer organizó una Cena del Hambre, ha abierto un rastrillo solidario en la calle Enmedio de Castellón. Los fondos que esta ONG recaude en esta iniciativa se destinarán a los países más necesitados. En este rastrillo, al que ayer acudió el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, para mostrar su apoyo a los voluntarios de la organización Manos Unidas y visitar el recinto, pueden adquirirse objetos de todo tipo y colaborar en este proyecto solidario que la ONG lleva a cabo en la capital de La Plana.