Las familias castellonenses destinan cuatro veces menos a alimentación que al resto de gastos generales. Poco a poco, la comida ha ido perdiendo fuerza en la economía de los hogares de la Comunidad Valenciana y los datos son extrapolables a la provincia de castellón. Así, según el Instituto Nacional de estadística (INE), mientras que el dinero destinado a otras partidas aumenta a un ritmo del 9% interanual, el dedicado a alimentos, bebidas y tabaco sólo lo hace en un 0,3%.

El INE destaca que sólo un 18,9% del presupuesto familiar se destina al consumo de alimentos, bebidas y tabaco mientas que un 81,1% del mismo va dedicado al resto de bienes y servicios. Según detalló el jefe de estudios de la Cámara de Comercio de Castellón, Enrique Domínguez, "en la cesta de la compra tradicional cada vez tienen menos peso los alimentos".

Domínguez destacó la importancia del gasto en vivienda, los coches y las actividades lúdicas, lo que implica un obligado ahorro en el consumo alimenticio.

Por otra parte, la encuesta del INE señala que, en el conjunto de la Comunidad, un 50% de las familias reconoce que no puede dedicar dinero al ahorro o, si lo hace, es en cantidades muy reducidas. Además, un 64,72% de los hogares valencianos reconoce que este es un momento inadecuado para realizar compras importantes. Cabe señalar que en este apartado se ha excluido la vivienda.

"Estamos demasiado endeudados y cada vez resulta más difícil hacer una nueva inversión en las casas" señaló el experto de la Cámara.