"La violencia de género llega cuando se produce una relación de poder y dominio del chico con la chica y no sólo es pegarse, también si te prohiben salir con esa minifalda, ir con tal amiga o bajar a la piscina con bikini". Esta era la primera explicación que ayer oían atentos 23 alumnos del aula de 4° de ESO del IES La Plana en la clase de Prevención de Violencia de Género, un ciclo organizado por la Concejalía de Igualdad de Oportunidades del Ayuntamiento de Castellón junto con la Fundación Mujeres.

Antes de comenzar la exposición, cada uno de los jóvenes, de 16 años, recibía un cuestionario en el que debían rellenar cuál era el grado de riesgo a ser víctimas de algún tipo de maltrato en sus futuras relaciones. Aunque la conclusión de estas encuestas se conocerá una vez finalizado el ciclo, las respuestas de los adolescentes castellonenses dejaban entrever ya el futuro resultado en el que los estereotipos y las diferencias psicológicas, sociales y culturales adquiridas a través de la educación y la familia, continúan tan activas como hace 10 años.

La clase comenzaba preguntando a los alumnos qué entendían por sexo. La primera respuesta fue tajante: "Follar", decía un chico. Otras eran "pasar un buen rato", y algunos diferenciaban entre "sexo con amor y sexo sin amor". Algunos también contestaban que era "demostrar cómo se quieren dos personas".

Cuando apareció en la pizarra la palabra género y la profesora explicaba que se trata de las diferencias entre hombres y mujeres, todos enumeraron como acciones distintas entre compañeros y compañeras "la hora de llegar a casa y la ayuda en las tareas domésticas", con lo que concluyeron que "no hemos sido educados en igualdad".

La iniciativa, que continua en una segunda clase, se impartirá el próximo año en Primaria.