La Comisión Europea (CU) emplazó ayer a Rumanía a que acelere "de manera inmediata" las reformas propuestas para mantener el 1 de enero del 2007 como fecha para su integración plena en la Unión Europea. La CU advierte de que si no se hace un "gran esfuerzo" es muy probable que no esté en condiciones para cumplir las obligaciones, por lo que la adhesión podría aplazarse al primero de enero del 2008.

El dictamen presentado ayer en Estrasburgo confirma que se cumplen los criterios políticos de adhesión, pero insiste en el esfuerzo que debe hacer el Gobierno rumano para consolidar el Estado de Derecho, mediante la mejora de la administración pública y el sistema judicial, y en la lucha eficaz contra la corrupción y para proteger sus fronteras. También de la adopción de la legislación veterinaria de la UE, un tema de gran actualidad en estos momentos debido a la amenaza de la gripe aviaria.

En su comunicado de ayer, Europa habló de carencias, pero también de progresos importantes, por lo que se anuncia para abril o mayo del año próximo una nueva revisión y, en caso de de que tanto Rumanía como Bulgaria (el otro país que aspira a entrar en la UE) no cumplan con los requisitos demandados, la entrada se aplazaría al 2008.

Las previsiones que llegan de la Unión Europea son pesimistas, aunque el comisario para la Ampliación, Olli Rehn, explicó a la agencia Efe que la posibilidad de estar listos para 2007 no está perdida, pero "alcanzarla requerirá todavía mucho trabajo".

La adhesión de Rumanía a Europa significaría que la numerosa colonia de rumanos que vive en Castellón pasarían a ser ciudadanos comunitarios y gozar de los mismos derechos que el conjunto de los europeos.

Sobre la posibilidad de que, una vez en la UE, se imponga un periodo de adaptación de dos años para adquirir el pleno derecho (como ya sucedió con la última remesa de países en incorporarse a la Unión), el eurodiputado socialista Joan Calabuig indicó que el periodo transitorio ya se está viviendo en estos momentos y, por lo tanto, se supone que si la adhesión es en el 2007 o en el 2008 será ya plena.

Calabuig confirmó que en el Parlamento europeo ondean las banderas rumanas y búlgaras, e incluso hay parlamentarios de ambos países que ocupan un escaño en calidad de observadores.

La Comisión Europea anunció también ayer que seguirá prestando ayuda económica para que Rumanía subsane las carencias aún existentes. El importe de la asistencia de preadmisión disponible para el 2006 será de 1.155 millones de euros.