Una investigación del Hospital de Brigham y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard (EEUU) asegura que las bebidas de cola incrementan el riesgo de padecer hipertensión pero el café, no. Los expertos creen que la responsabilidad corresponde a la unión de la cafeína con la soda de los refrescos. Además, el consumo de café aporta antioxidantes, que ayudan a proteger el corazón y reducir el riesgo de cáncer.