32 años después de que expusiera por última vez en Castellón, Juan Ripollés, el artista castellonense más internacional, vuelve a estar presente en el Auditori con la exposición Towards Glass (Hacia el cristal): 39 esculturas de cristal de murano elaboradas en Venecia, "la cuna del vidrio", como resaltó el director de Castelló Cultural, Vicente Farnós. "Soy el único que trabajo con este cristal en España y quería que esta primicia fuera en Castellón", dijo ayer Ripollés, al presentar la exposición, promovida por Berrengo Fine Arts y que permanecerá abierta del 20 de diciembre al 8 de enero.

"El cristal es una materia que me apasiona porque no te deja estar quieto un minuto, lleva esa dificultad añadida", añadió Ripo, que explicó la dificultad de trabajar con el vidrio a una temperatura de 1.400 grados. El artista aprovechó el acto para resaltar su conexión con la ciudad. "A Castellón le tengo mucho cariño, le ha dado todo lo que he podido y tenía interés en que tuviera estas esculturas", añadió Ripollés en el transcurso de la presentación de Towards Glass.