El grupo inmobiliario Marina D´Or dio ayer su primer paso en China con la apertura de una oficina en Pekín y con la vista puesta en exportar su modelo de ciudad de turismo al gigante asiático, para el que existen planes, aún embrionarios, de expansión. "Queremos crear en China una gran ciudad de vacaciones donde se pueda compartir residencia junto con hoteles, vacaciones y zonas de recreo exclusivas", anunció el director general del grupo, Jesús Ger.

Este complejo, que "tendría unas dimensiones mayores que las de Castellón", según Ger, debido a las distintas proporciones del mercado, "podría situarse cerca de alguna gran ciudad como Pekín o en el litoral".

La oficina, que abrió sus puertas ayer en pleno corazón del distrito empresarial de la capital china con un despliegue de lujo y atenciones a clientes potenciales, es la primera que abre el grupo de Oropesa en Asia, tras las recientes inauguraciones de sucursales en Londres y París.

La empresa también tiene previsto abrir 25 delegaciones más en distintos países, entre los que se encuentra Marruecos.

Como ya anunció Mediterráneo, Marina D´Or llega a China para captar clientes para los balnearios y hoteles de su ciudad de vacaciones pero, principalmente, para vender propiedades inmobiliarias. "Ya tenemos turistas del país y algunos han comprado también apartamentos", adelantó el director general del grupo, quien recordó que algunas delegaciones de empresarios chinos ya han visitado el complejo castellonense.