NACIMIENTO CASTELLÓN, 17 DE SEPTIEMBRE DE 1874.

FAMILIA BODA CON ROSA GIMENO BENET Y TRES HIJOS: ENRIQUE, VICENTE Y ROSA.

FALLECIMIENTO 12 DE DICIEMBRE DE 1951, EN CASTELLÓN.

PROFESIÓN PINTOR, PROFESOR DE DIBUJO Y COMERCIANTE.

Algunos de los personajes que aparecen en estas páginas de Seres Humanos y con los que no tuve relación personal alguna, lo hacen por sus propios méritos, pero también porque algo en ellos o de ellos me deslumbra en un momento determinado. Aclaro, pues, que no estoy elaborando ningún catálogo de méritos, ni pongo ni quito rey en el escalafón. Solamente están apareciendo aquí aquellos seres humanos que directa o tangencialmente pertenecen a mi propio entorno o han tenido alguna influencia en mi vida o en mis sensaciones. Por eso hay quien me acusa de que aquí "no están todos". Naturalmente que no, ni ése es mi cometido ni mi pretensión, ya que la historia irá poniendo a cada cual en su sitio, en su catálogo, no en el mío, desde luego.

Bueno, pues, dicho todo esto añado que me ha impresionado la imagen del artista fotógrafo Carlos Colón que me llega desde la distancia de cien años. Confieso que jugueteo muy a menudo con mi máquina del tiempo. Aparece ante nosotros un ser humano con su halo de distinción, traje impecable con chaleco, cuello duro, cadena de reloj que cruza el pecho, precioso bigote de la época, pelo profesionalmente cortado a navaja marcando la patilla y, sobre todo, mirada inteligente, muy decidida. Se trata de Enrique Segura Armengot de quien uno de sus cuadros sobre el Huerto de Sogueros, que es historia y documento, ha sido utilizado muchas veces para ilustrar catálogos y publicaciones. Ahora está en el Museu del Camí la Mar, pero el autor ya lo presentó en 1901 en una exposición en Madrid que provocó notable eco. Pero es que, además, encuentro una pequeña acuarela que regaló a su novia en 1915, en cuyo dorso le sugiere que viaje con él a América, de aventura.

Después he sabido que ella le puso la condición de casarse antes, mira qué hermosura. Y es que tenía un gran apego a su familia y a su casa, sentimientos que vencieron a los deseos, ya que el amor es otra cosa. Bueno, se casaron. Y no tengo noticias de que se efectuara el viaje.

La vida

Hijo de Enrique Segura Boix y de Isabel Armengot Doménech, comerciantes del cáñamo y sus aplicaciones, Enrique nació en el Huerto de Sogueros el 17 de septiembre de 1874. Después lo harían Adrián y Consuelo.

En aquella casa se guardaron siempre múltiples recuerdos del abuelo Joaquín Armengot Vila, famoso artesano y prestigioso filaor en la industria del cáñamo, que consiguió en su tiempo un Diploma de Honor y el título de Socio de Mérito del Casino de Artesanos, así como el nombramiento de Caballero de la Real Orden de Isabel la Católica.

Primeros estudios del niño Enrique en la Escuela del Real y en el Instituto de Santa Clara. Sus aptitudes artísticas, amplificadas por el pintor Eduardo Laforet, impulsaron a sus padres a matricularlo en la Escuela de Bellas Artes San Carlos, en Valencia en 1892, precisamente en la misma promoción que Castell y Aliaga. Y todo iba muy bien hasta que fue llamado a filas. Sus padres tomaron la decisión de liberarlo del servicio militar para que siguiera en sus estudios, aunque tuvieron que pagar nada menos que 1.500 pesetas de la época, una fortuna. El chico aprovechó el tiempo dibujando la obra el Salvador de Juan de Juanes, cuya copia sobre tabla de 1,10 x 0,90 adornó el altar de campaña en la misa celebrada en la Plaza del Rey como petición de ayuda divina por los soldados castellonenses presentes en la guerra de Cuba.

Al acabar en Valencia se matriculó en la Academia de San Fernando, en Madrid, donde tuvo la suerte de encontrar como profesor a Joaquín Sorolla, cuyo taller frecuentó y también pudo contactar con el mítico Mariano Benlliure. Por ellos presentó una exposición en 1901, con su Huerto de Sogueros y otras estampas costumbristas de Castellón al óleo, aunque su obra se encontraba con más altos niveles de perfección en el dibujo, como puede apreciarse en su retrato al carboncillo del guitarrista Tárrega, ahora también en el Museu. Un tiempo en Barcelona afiliado al Círculo Artístico, le permitió conocer y admirar a Puig Roda y completar su oficio como artista, capaz de hacer escultura y pintar óleo, acuarela, pastel y lápiz carbón, todo a la vez.

Vuelta a casa

Después de una vida trepidante, en libertad, al artista le raptó la melancolía por la muerte de su padre en 1905 y su obligación familiar de regresar a casa. Aunque con el tiempo volvieron a brillar las estrellas cuando, después de un largo noviazgo desde sus tiempos en Barcelona, el 16 de junio de 1916 contrajo matrimonio con su novia de siempre, la catalana Rosa Gimeno Benet. Más alegría cuando, con el tiempo, les nacieron tres hijos, Enrique, Vicente y Rosa.

Los hermanos Segura Armengot tuvieron que hacerse cargo de la totalidad del negocio, cuerdas, cordeles, cestería y ferretería, un establecimiento que ha llegado en el entorno del edificio de Correos hasta nuestros días.

Los castellonenses tuvieron cerca a Enrique en la posguerra como profesor de dibujo en academias e institutos, por sus exposiciones espaciadas y brillantes, en el Café La Habana, en la sala Estilo, en el antiguo Círculo Mercantil... Y aunque falleció el 12 de diciembre del 1951, todavía en el 2002 pudimos admirar su poética obra Plaza del Rey en la exposición que organizó la colla Rebombori en la Fundación Dávalos-Fletcher, Paisatge d´una Ciutat. La suya y la nuestra.