Un nuevo conflicto ha surgido entre el Ayuntamiento de Castellón y el Ministerio de Fomento, en esta ocasión por una cuestión de responsabilidad respecto a quién corresponde ajardinar las rotondas que se han creado en las obras de construcción de la autovía del Puerto. Se trata de las glorietas construidas en superficie en los cruces con la avenida Ferrandis Salvador y el camí Serradal, así como de los parterres de las rotondas ejecutadas en el nuevo acceso a PortCastelló en los enlaces con las avenidas del Mar, Hermanos Bou, Almassora, Valencia y Enrique Gimeno (antigua N-340).

Fuentes de este organismo de la Administración central, a preguntas del diario Mediterráneo, han informado de que esta actuación ornamental "no entraba dentro del proyecto de las obras de ejecución de la CS-22, la autovía del Puerto".

En este sentido, el Ministerio de Fomento argumenta que las rotondas "se han creado sobre viales urbanos que pertenecen al Ayuntamiento y corresponde a esa entidad local proyectar el diseño de su ajardinamiento".

Cabe señalar que las dos rotondas creadas en Ferrandis Salvador y Serradal carecen de cualquier ornamentación ajardinada, salvo la tierra que se arrojó días antes de la inauguración de la autovía, el pasado 2 de junio.

En cambio, en las glorietas urbanas construidas en las avenidas del Mar, Hermanos Bou, Almassora, Valencia y Enrique Gimeno, la empresa adjudicataria de la autovía, Dragados-FCC, solo plantó alguna palmera, mientras que en las tres de enlace con el acceso a la refinería BP y la central térmica, y la del enlace con la Ciudad del Transporte, sí que se ajardinaron.