Un problema de carácter técnico a nivel mundial con origen en los laboratorios que suministran las cepas para las vacunas contra la gripe, tal y como publicó ayer este periódico, retrasará hasta el día 16 de octubre el inicio en la provincia de Castellón de la campaña de vacunación, anunciaron ayer a Mediterráneo fuentes cercanas a la Conselleria de Sanidad.

El retraso es de 20 días según las fechas habituales de vacunación que todos los años se concretan en los últimos días de septiembre. Las mismas fuentes sanitarias, que restaban importancia al problema surgido para el reparto de las vacunas, "porque no supondrá ningún riesgo para la salud pública ni será necesario que se tomen medidas complementarias por parte del sistema sanitario", comunicaron también que el número de dosis de vacunas previstas para distribuir entre los castellonenses superará las 100.000. Se trata de una cifra similar a la de la campaña pasada ya que fueron 99.000 dosis las dispensadas entre los centros de salud y ambulatorios de toda la provincia.

Un retraso en la administración y reparto de las dosis que está afectando a toda Europa y tanto desde el Ministerio de Sanidad y Consumo como desde las comunidades autónomas se exigirá a los laboratorios farmacéuticos el cumplimiento de los contratos en los plazos y formas previstos en los mismos.

CEPA SIN DESARROLLAR La propia ministra de Sanidad, Elena Salgado, reconoció el jueves la existencia de este problema que se concreta en que una de las cepas de la vacuna no se ha desarrollado de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y cuyo efecto ha influido directamente en los laboratorios que producen la vacuna en toda Europa. No obstante, la ministra Salgado informó que desde las autoridades y la Agencia del Medicamento "se está intentando la agilización de trámites".