FAMILIA NATURAL DE VILAFRANCA, CASADO Y CON DOS HIJOS.

TRAYECTORIA EMPEZÓ CON APARTAMENTOS TURÍSTICOS Y AHORA REGENTA CINCO HOTELES.

RESPONSABILIDAD PRESIDE ASHOTUR DESDE HACE OCHO AÑOS.

AFICIONES ES UN AMANTE DE LOS CABALLOS Y DE LOS COCHES.

El presidente de la Asociación de Hostelería y Turismo de Castellón (Ashotur), Carlos Escorihuela, se muestra convencido del gran potencial del sector turístico provincial.

-Tras un verano calificado como excelente, ¿cuáles son las perspectivas del sector?-Es el mejor balance en tres o cuatro años. Después de dos años muy flojos, el ejercicio pasado remontamos las cifras y la tendencia natural es la que estamos llevando, ascendente. Hay factores internos y externos que nos hacen pensar que seguirá así, pero el turismo es el sector más sensible de todos, porque cualquier cincunstancia que pase a muchos kilómetros repercute en él.-¿Cómo se puede ir a más si se logra un 95% de ocupación?-Es muy difícil superar una ocupación del 95, 96 e incluso 98%. Nuestra meta ahora sería que desde junio a septiembre haya plena ocupación. Las cifras son halagüeñas.

-¿Cómo se puede ir a más si se logra un 95% de ocupación?

-¿Se está consiguiendo desestacionalizar la campaña?-Tenemos que luchar por lograr una temporada de marzo hasta noviembre. En algunos casos se da. Hay varios establecimientos que abren en esas épocas y que tienen ocupaciones mínimas de un 50%. Es una ocupación de muy bajo coste económico, de gente mayor, donde es muy difícil competir en precios con el resto.-

¿Cómo calificaría la situación actual del sector provincial?-Estamos empezando, estamos en la punta de la lanza. Este es un momento de arranque. El sector ha apostado bastante a nivel empresarial y a nivel administrativo. Necesitamos un apoyo muy fuerte para que esto sea una realidad.

-¿Hacen falta más plazas?-Es difícil de saber. Creo que sí pueden faltar, porque a más plazas, más promoción y más diversificación. Arropados en las plazas hoteleras o de cámpings y apartamentos, se crea una oferta complementaria que aumenta el atractivo y la competitividad. Pero urgen las infraestructuras.

-¿Cuáles son las prioritarias?-El aeropuerto. Todos los turoperadores extranjeros preguntan por él. También el AVE y la N-232 son esenciales. La liberalización de la AP-7 es fundamental, para estar en igualdad de condiciones que los competidores y no gravar a muestros visitantes.

-¿Qué segmento turístico mejorará con el aeropuerto?-Vendrá un turismo menos familiar. Ahora Castellón tiene un segmento de turismo medio, básicamente familiar. Hay una tradición de muchos años de familias que vienen con los hijos, y siguen viniendo muchos años, hasta que crecen y buscan otros destinos y llegan otras familias y el ciclo continúa. El modelo ha sido positivo, pero con el aeropuerto cambiará: vendrá más gente joven y parejas, con otros hábitos de consumo y se creará más alternativa de ocio, lo que beneficiará a otros sectores.

-Hay polémica con el tema del ocio en varios municipios...-Habría que pedir a los responsables municipales, que son los que viven directamente el día a día del turismo, que pensasen en positivo y que el turismo es bueno para sus municipios y que tiene un futuro importantísimo. Ganará la batalla a otro tipo de actividades. Los responsables políticos deben pensar que los hosteleros no son los enemigos. Si creamos unas ciudades tan aburridas que no hay nada, al final el turismo desaparecerá. Las zonas llenas de turistas son las que han triunfado. Eso quiere decir que la gente busca zonas divertidas, atractivas. Yo creo que vamos todos en el mismo barco, pero a veces hay una cierta desidia, cada uno a su bola. En los sitios donde administración y sector han ido juntos, han tenido mejores resultados.

bola

-¿Han detectado una caída del gasto de los turistas?-Yo creo que el turista cada año vendrá con más o menos dinero, dependiendo de la economía nacional. Cada vez pagan unas estancias más caras. Yo creo que no hay grandes diferencias. Los turistas al final se gastan casi todo el dinero que tienen y pueden para las vacaciones. Y yo creo que este año ha sido bueno.

-¿Cree que el sector está demasiado focalizado en Peñíscola?-Peñíscola ha tenido el peñón, el castillo, el casco antiguo, que es como un diamante, con un gran valor. Un hotel cuesta muchos millones de euros, y antes de montarlo se piensa mucho. Los constructores compran hoy el terreno y en dos años se recupera el dinero. En un hotel se trabaja mucho en verano y poco en invierno y esto hace que la amortización sea a largo plazo. Por eso hay poco crecimiento de plazas. La gente apuesta por Peñíscola principalmente porque tiene esa tradición más antigua. Tiene mucho nombre en el extranjero. Ahora, Oropesa también crea muchas plazas. A veces no se tiene todo el apoyo necesario.

-¿Están en crisis los cámpings de la provincia de Castellón?-Tuvieron una época dorada y fueron instalaciones muy valoradas a nivel europeo, por su calidad. Pero la fuerza del los PAI urbanísticos hace que por los terrenos de esos cámpings tan bien situados se pague suficiente dinero para que desaparezcan. Las plazas de cámping se podrán recuperar, pero no en primera línea. Se pueden reciclar y crear cámpings más actuales. La Ley del Suelo de la Comunitat ha generado cierta incertidumbre. pero con poco que se haga el cámping se puede recuperar más hacia el interior.

-¿Se está acertando con las líneas de promoción?-Además de la promoción en ferias, hay actuaciones como los convenios a través de la Diputación con los grandes turoperadores, que son los que, en verano, más turismo traen. Cada año se hacen iniciativas. Hay contactos permanentes y los presupuestos en promoción se van incrementado cada año. Yo creo que todos estos componentes y las infraestructuras harán que Castellón despunte en el panorama turístico nacional, no a largo plazo, sino a medio e incluso a corto plazo.

-¿Cómo está evolucionando el mercado nacional? ¿Está ganando la competencia?-Durante muchos años, Castellón ha tenido un cliente muy importante de la Rioja, Navarra y Aragón. Pero hoy, la facilidad que tienen para ir a la Costa Daurada va en detrimento nuestro, por falta de conexiones. Si esos últimos kilómetros de la N-232 se solucionaran sería muy importante. En la parte sur, hacia Teruel, la carretera está muy avanzada y se dará una gran faciilidad para llegar a Xilxes y Moncofa. El mercado madrileño es el número uno en temporada alta, pero también el catalán. En invierno es la Comunitat la que aporta a Castellón.

-Y en el mercado extranjero, ¿Hay cambios de tendencia?-El porcentaje es siempre muy repetitivo, salvo por algunos contigentes fuera de temporada. Este año ha habido más franceses, sigue habiendo algo de turismo alemán y hemos detectado un incremento de ingleses, que buscan adquirir viviendas en el norte.

-¿Son compatibles el turismo residencial y el tradicional?-Yo pienso que ambos modelos son compatibles y necesarios. El turismo no solo son hoteles y quien compra la vivienda va a las peluquerías, a los restaurantes. Hay que conseguir que vayan de la mano.