La capital de La Plana lidera, junto a Almassora y ligeramente por delante de les Alqueries, Nules y Vila-real, el número de coches por habitante, según se desprende de los últimos datos del Anuario Económico de La Caixa.

En la ciudad de Castellón y en Almassora hay 48 coches por cada 100 habitantes, lo que equivale, prácticamente, a un automóvil para cada dos personas. Ligeramente por detrás de estos primeros cinco municipios, se sitúa C lig, con una población de 1.647 personas, según el último censo, y 752 coches --46 por cada 100 habitantes--. Esta localidad está por delante de municipios como la Vall d´Uixó, Burriana, Alcal , l´Alcora, Benicarló o Vinar²s con entre 44 y 45 autos por cada 100 personas--.

Además de figurar entre los municipios con más porcentaje de coches, C lig destaca por ser la localidad con más vehículos a motor de la provincia, con una proporción de 78 por cada 100 --muy por encima de la media y de ciudades como Castellón, con 67 por cada 100 habitantes--.

Viver, con 32 coches por cada 100 habitantes; Benlloch y Oropesa con 33 y Jérica con 34, son los tres municipios con menos coches per cápita, con casi uno para cada tres personas.

EL CASO DE OROPESA Hay que destacar, sin embargo que, tal como publicó ayer Mediterráneo, los datos de Oropesa deben completarse con las cifras de incremento del parque móvil, ya que este municipio es, junto a Peñíscola, el que más ha aumentado el número de turismos, con una subida del 50,4% en cinco años. Este fenómeno se justifica por su eclosión poblacional, del 93% en este mismo periodo, el mayor de toda la provincia.