El que fuera arquitecto municipal del Ayuntamiento de Castellón, ahora jubilado, Joaquín Tirado, ofrece a partir del 20 de septiembre en la Caixa Rural San Isidro de Vilafamés una colección de sus últimas creaciones. Paisajes, bodegones y figuras conforman una selección de acuarelas que expresan el sentido y vocación artística de Tirado.

Un artista que se considera más dibujante que pintor y que ha destacado, sobre todo, por sus obras a plumilla --la selección de ermitas del término municipal de Castellón es todo un clásico en el arte local, irrepetible--.

Tirado recuerda que dibuja desde los siete años y su carrera de arquitecto no le apartó de su verdadera afición, el dibujo. "Hago lo que me gusta", indica este jubilado de oro que reconoce que "ahora dispongo de todo el tiempo del mundo".

Asegura que su pintura no tiene influencias. Le encanta "visitar galerías y exposiciones" y entiende que "siempre hay que estar practicando, fundamentalmente con la plumilla". Su última exposición la realizó hace unos meses en compañía de Miguel Pastor, ofreciendo plumillas a color, "que no se utiliza mucho", sobre temas taurinos.

Tirado confiesa que su pintor favorito es Sorolla, "cuya luz, composición y tipismo son inigualables". La exposición de Vilafamés estará abierta hasta el próximo 27 de septiembre.