La Unió de Llauradors recalcó ayer la necesidad de lograr acuerdos de comercialización conjunta entre diversos operadores comerciales para evitar los fuertes condicionantes que imponen las grandes cadenas comerciales y evitar así los problemas de precios durante la campaña.

Esta es una de las medidas urgentes planteadas por los agricultores para evitar los "errores de las dos últimas temporadas, donde han destacado negativamente los precios ruinosos para los productores y los tratos para la comercialización".

La Unió plantea esta propuesta después de que, tal como publicó Mediterráneo, el aforo previsto para la campaña citrícola sea similar al del 2004 en la Comunitat Valenciana y caiga un 7,5% respecto a ese mismo ejercicio en la provincia de Castellón.

Tal como explicó este rotativo, las cooperativas de la provincia ya han acelerado sus alianzas comerciales. Los agricultores proponen también acuerdos entre los comercios privados, con el fin de que puedan presionar en Europa y "no se comercialice ningún cítrico que no tenga un precio fijado desde el campo".

Sobre la disminución total de la producción provincial en un 7,5% desde el 2004, y el aumento del 9% sobre la del 2005, la Unió recalcó el alza del 210% en las variedades tempranas.