La Concejalía de Bienestar Social del Ayuntamiento de Castellón se ha puesto en contacto con el Instituto Valenciano de la Vivienda SA (Ivvsa) con la finalidad de "ofrecer un piso en planta baja" a la familia de la joven, de 25 años, que sufre obesidad mórbida y pesa 222 kilos, según informó ayer al diario Mediterráneo la concejala de este área municipal, Carmen Amorós.

Como se recordará, el pasado viernes la Policía Local de Castellón y los Bomberos participaron conjuntamente en el rescate de esta joven, que permanecía inmovilizada durante cerca de 5 horas en su domicilio de la capital de La Plana, sito en la calle Vinar²s, tras sufrir una caída.

En el momento en que se originó el incidente, la joven se encontraba sola, dado que su padre se desplazó al Hospital General de Castellón, ya que tuvo que acompañar a su mujer a unas pruebas de diálisis de riñón.

Según explicó la concejala de Bienestar Social, esta familia vive en un segundo piso, en una finca donde no hay ascensor, y la joven, "ante los problemas que le ocasiona bajar las escaleras y los complejos que ha asumido por su enfermedad lleva años sin pasear por la calle".

Ante el problema familiar detectado, Amorós inició las conversaciones con responsables del Ivvsa, de cara a conocer la disponibilidad de viviendas públicas en planta baja, "ya que la situación que vive día a día esta joven precisa que viva en un piso con las máximas facilidades de accesibilidad a ese hábitat".

El único piso que el Ivvsa tiene en estos momentos vacío en planta baja está situado en el Grao. Este es el motivo por el que el Ayuntamiento ha ofrecido a esta familia la total disposición a ocupar esa vivienda.

Según comentó esta edil popular, la joven sigue ingresada en el Hospital General de Castellón hasta que el Ivvsa acondicione la vivienda para proceder a su traslado a esta unidad familiar.

"El padre me ha comentado que están mirando la posibilidad de someter a su hija a una operación de reducción de estómago", añadió Amorós.