El Guernica, pintado por Picasso en el año 1937 con motivo de la Guerra Civil, se trasladó desde el Museo de Arte Moderno de Nueva York hasta Madrid, donde se expuso en el Casón del Buen Retiro.