El subdelegado del Gobierno, Juan María Calles hizo especial hincapié en que "aunque la cárcel de Castellón tiene una ratio alta --entorno a los 670 reclusos--, todavía tiene capacidad para más presos de los que soporta". Por ello, destacó que una de las necesidades más urgentes es mejorar el servicio a los internos y explicó que para ello "existen más funcionarios que nunca, más de 260".

La dirección del centro aprovechó ayer la celebración de la patrona de los internos para rendir homenaje a tres funcionarios que han prestado servicio en el centro más de 25 años. Los trabajadores recibieron una placa y un diploma de manos del director.