El número de pasajeros en vuelos de bajo coste que recibió la Comunitat Valenciana en 2005 fue de 2,5 millones, lo que dobla las cifras obtenidas durante el año anterior, y no hace sino aumentar el interés por parte de los promotores del futuro aeropuerto de Castellón para atraer a este tipo de operadores.

La consellera de Turismo, Milagrosa Martínez, destacó ayer que su puesta en marcha "beneficiará" a la provincia, pues este tipo de vuelos "tienen entre sus rasgos característicos una menor estacionalidad". Martínez aseguró que "compañías en plena expansión como Thomsonfly, del Reino Unido, ya han mostrado interés por sus instalaciones", como adelantó Mediterráneo el 16 de septiembre.

Esta estadística refleja que los pasajeros llegados a aeropuertos valencianos con compañías de vuelo de bajo coste representan ya el 54,8% del total de viajeros recibidos, según la consellera. Asimismo, la titular de la cartera de Turismo apuntó que el Reino Unido es el primer emisor de pasajeros, pues aglutina al 59% del total; mientras que Alemania, Holanda e Italia han incrementado su número de usuarios de este tipo de líneas durante el 2005 en un 27%, un 7,9% y un 9%, respectivamente.

Según este mismo informe, publicado recientemente por el Instituto de Estudios Turísticos, entre los meses de enero a julio de 2006 los aeropuertos de la Comunitat Valenciana registraron un total de 1.572.261 entradas de pasajeros en compañías aéreas de bajo coste, lo que supone un crecimiento interanual acumulado del 11,2%, declaró ayer la responsable de Turismo.

Concretamente, el aeropuerto de El Altet (Alicante) recibió hasta julio del 2006 un total de 1.145.195 pasajeros, mientras que el de Manises (Valencia) recibió 427.066 pasajeros, según aseguraron estas mismas fuentes.