Ikea, la mayor cadena especializada en muebles y complementos del hogar y uno de los fenómenos comerciales de mayor éxito a nivel mundial, estudia la posibilidad de abrir un gran centro comercial en Vila-real. Según ha podido saber Mediterráneo, la opción está siendo valorada muy seriamente por la dirección de la compañía en España, que ya ha visitado la localidad para conocer tanto posibles ubicaciones como servicios y comunicaciones.

Vila-real se convierte así en el más firme candidato para albergar esta inversión millonaria y que, a priori, se había diseñado emplazar en localidades del área metropolitana de Valencia (Mislata, Sedaví, Llíria...), si bien todas las ubicaciones se han ido descartando por los problemas de espacio y de accesibilidad.

Según las fuentes a las que ha tenido acceso Mediterráneo, Vila-real se encuentra con una posición de salida ventajosa porque dispone de superficie y se halla dentro del área de influencia de Valencia --con el potencial de clientes que ello conlleva--, al tiempo que prestaría servicio a la provincia de Castellón, inmersa ahora en numerosos grandes proyectos inmobiliarios.

Por otro lado, Vila-real también se ubica geográficamente en el centro del arco mediterráneo, lo que no altera el mapa comercial de expansión en España definido por la multinacional sueca, que ya cuenta con ocho grandes superficies --la más próxima a la provincia está en Barcelona--. El proyecto se sumaría al de Pamplona y Zaragoza y, junto al ya operativo en Murcia, completaría el área del este peninsular.

Todo apunta a que solo falta la decisión de la dirección de la compañía en Suecia, que visitaría a corto plazo Vila-real.

El grupo Ikea nació en el año 1926 en Suecia. Hoy está en casi 50 países y da empleo a más de 90.000 personas. Sus ventas crecieron en 2 billones de euros en el ejercicio 2005, lo que sitúa su volumen de negocio global en unos 75 billones de euros.