El conseller de Sanidad, Rafael Blasco, ha pedido un "mayor esfuerzo económico" por parte del Gobierno central para compensar el "desfase" que, en su opinión, sufre la Comunitat Valenciana en la atención a pacientes desplazados y que la Generalitat ha cifrado en más de 300 millones de euros.

Blasco se refirió así a la decisión del Consejo de Ministros de aprobar una nueva regulación del Fondo de Cohesión Sanitaria para compensar a las comunidades autónomas por la atención a pacientes desplazados. El conseller valoró esa iniciativa del Gobierno central pero destacó que "todavía falta mucho para llegar a cubrir el déficit sanitario", y añadió que, "mientras no se actualice la variable de población, cualquier solución no resolverá el problema a largo plazo".