El presidente de la Federación Provincial de Cofradías de Pesca, Salvador Orero, aseguró que "el ejemplo máximo del acoso que padecemos se ha producido en Burriana, donde al patrón de una barca se le ha obligado a estar una semana en tierra antes de que se celebrara el juicio". Según indicó, este había sido denunciado por estar medio metro por debajo de lo autorizado, "pero hay testigos de que es falso". Ahora, el afectado ha contratado a otro patrón para evitar que la barca se quedara amarrada, con el perjuicio para sus empleados.

La Federación Provincial tiene previsto reunirse para abordar este problema.