El Ayuntamiento de Castellón, en colaboración con la Unión de Vendedores Ambulantes, ha puesto en marcha la campaña Por un mercado limpio ante el mal estado en que queda el mercado del lunes cuando acaba la jornada de ventas. Ayer, se mantuvo el primer contacto con los vendedores, explicó el edil de Medio Ambiente, José Pascual.

Así, los vendedores contarán con bolsas para la recogida de desechos y una escoba para limpiar el puesto. Cada jornada se repartirán bolsas diferenciadas para los residuos orgánicos, papel y plástico que se habrán de usar en función de las basuras que produzca cada puesto.

Monitores ambientales recorrerán el recinto informando y comprobando que dejan los puestos limpios. El consistorio editará unas placas distintivas que se darán a los titulares que se adapten a la norma antes del 5 de marzo. Quien no la respete, no podrá montar al lunes siguiente.