El sacerdote, Serafín Sorribes presentó el plan misionero de la Diócesis de Segorbe-Castellón para aquel año. La labor evangélica se realizaba por más de cien predicadores castellonenses que se repartían por todo el tercer mundo.