El Ayuntamiento de Castellón ha restado importancia a las críticas vertidas por el Grupo Socialista sobre las deficiencias en las obras que se llevan a cabo para la remodelación de las calles de Rafalafena, sobre todo por las "chapuzas" que se observan en la calle Moncofa.

En este sentido, el concejal de Urbanismo y Obras, Javier Moliner, manifestó ayer a Mediterráneo que los trabajos que lleva a cabo Pavasal en este polígono residencial "no han sido aun recibidos por el Ayuntamiento, porque las obras no están acabadas y así se lo expusimos al Grupo Socialista".

Moliner aseguró que en caso de que los técnicos detecten alguna deficiencia en estas obras antes de la entrega al consistorio, su departamento pedirá que se subsanen los defectos.