El déficit de camas en los hospitales de la provincia ha hecho saltar de nuevo el debate sobre las "carencias" de la Sanidad pública castellonense. Las cifras hablan solas. Los datos de la ratio de camas en los cinco centros hospitalarios es de 2,53 por cada 1.000 vecinos en la provincia, a la cola de la Comunitat --Alicante tiene 2,58 y Valencia 2,63-- y lejos de la media nacional --de 3,5--, como publicó Mediterráneo, y eso ha puesto en pie de guerra a sindicatos, oposición y Conselleria de Sanidad.

Con las armas en alto, fuentes de la Central Sindical de Médicos (CSM) tachan de "insuficiente" y "vergonzosa" la situación y hablan de "saturación" en los centros. "Conselleria ha iniciado un plan, Construyendo Salud, que prevé 3.000 nuevas camas en 12 nuevos centros en toda la Comunitat. Si no hicieran falta, no se harían", señalan desde la CSM. Otros sindicatos sanitarios consultados por Mediterráneo coinciden en esta aseveración. Y van más allá: "Hacen falta más camas ante el incremento de población que vive la provincia, de un 22% en la última década".

TRES CENTROS Para llegar a la ratio nacional deberían construirse en la provincia tres nuevos centros como el General --575 unidades-- y que la población se estabilizara, algo que, según las fuentes consultadas "no es posible a corto plazo".

Conselleria, por su parte, se centró en el hospital de referencia provincial para decir que "la ocupación media de camas no superó el 80% en el 2006". Esto supone, en palabras del doctor Ramón Jiménez, gerente del Área 02 de Salud, que "solo 566 de las 575 camas de las que disponemos no han estado libres". El sindicato, no obstante, insiste en que "son picos de ocupación; en invierno hay más saturación y hacen falta más camas".

La oposición critica que Castellón esté "a la cola de la cola en atención sanitaria". Y no solo en número de camas. "Las urgencias están colapsadas por un mal uso que se hace del servicio, causado por los retrasos que se acumulan en los ambulatorios", coinciden en el PSPV, Bloc y EU.

A LA COLA La responsable de Sanidad del PSPV-PSOE, Encarna Llinares, explicaba que la Comunitat es la última "en camas hospitalarias por cada 1.000 habitantes, la última en gasto sanitario por habitante, la última en prestaciones sanitarias, en infraestructuras y, en cambio, es la primera en listas de espera, en privatización, en precariedad laboral y la que mayor deuda acumula". Josep Maria Panyella, del Bloc, incidió en que "es preocupante y sospechoso que los pacientes, ante las carencias en número de camas en hospitales públicos sean derivados a privados; o que la construcción de un centro dependa del color político de su ayuntamiento". EU tilda la situación hospitalaria de "crítica e insostenible".