Han pasado casi cuatro años desde que el Ministerio anunció que las medidas del Programa Agua incrementarían los recursos hídricos de la provincia en 73 hectómetros cúbicos anuales. A punto de concluir la legislatura, Castellón solo ha recibido por el momento, de manera efectiva, 15 de ellos, los correspondientes a las obras de adecuación del embalse de Arenós.

Así lo constatan tanto regantes como las propias informaciones emitidas por la empresa Acuamed --gestora del programa en el cuenca mediterránea-- respecto a la ejecución de las actuaciones. El real decreto ley que establecía la urgencia de las medidas en el 2004 fijaba una inversión de 173 millones de euros para siete tipos de actuaciones. Actualmente, están en trámites, en diferentes grados de ejecución, cuatro proyectos, aunque solo uno de ellos permite, a día de hoy, disponer de más agua en la provincia, el pantano de Arenós. Tal como indicó el presidente de los regantes, José Pascual, este proyecto, aunque todavía sin concluir, ha incrementado la capacidad de embalse de la provincia hasta cerca de 70 hectómetros cúbicos, 15 hectómetros más que antes de la modificación. Pascual se mostró satisfecho con la consecución de esta obra y aseguró que el agua para el riego en Castellón está garantizada este año y el 2008.

Sin embargo, a esta actuación no le han seguido otras también prometidas en el sistema del Millars, como la prolongación del Canal de la Cota 100 o la puesta en marcha de una potabilizadora, pendiente aún de convenio con los regantes de la zona. Más adelantadas, aunque no ejecutadas, están otras obras que permitirán a la provincia aumentar sus reservas, sobre todo la recarga de acuíferos con excedentes del Belcaire, que permitirá aprovechar dos hectómetros cúbicos, o la ejecución de sondeos en busca de recursos subterráneos.

En este punto, el responsable del área en la Diputación, Francisco Martínez, recordó que, a principios de legislatura, se solicitaron, "con estudios serios en la mano", un total de 49 pozos, de los cuales se iniciaron prospecciones en ocho y se ha hallado agua en tres --en Canet lo Roig, Vilanova d´Alcolea y Alcalà--. Sin embargo, matizó Martínez, "ninguno de ellos está todavía en marcha". "Casi cuatro años después, los ciudadanos de Castellón no han recibido ni una sola gota de agua", indicó el vicepresidente provincial, quien añadió también a su denuncia "la callada por respuesta" que la Diputación ha recibido del Ministerio sobre la constitución del consorcio de aguas. Los sondeos, en su primera fase, preveían una aportación potencial de 40 Hm.

En cualquier caso, y tal como confirmaron desde el Ministerio de Medio Ambiente, la gran apuesta del Programa Agua para Castellón está en la desalación. Dos plantas hay previstas en la provincia --en Oropesa y Moncofa-- y ninguna ejecutada, aunque la primera de ellas ha salido ya a licitación --precisamente ayer finalizaba el plazo de presentación de ofertas--. Con un plazo de obras de 18 meses, la desalinizadora de Oropesa producirá 18 hectómetros cúbicos anuales.