Las energías alternativas son una apuesta de futuro. Así lo entiende la Diputación y así lo va a defender en esta nueva legislatura, con la puesta en marcha de un programa de incentivos a las instalaciones fotovoltaicas que pretende dar continuidad al plan Ruralsol, en marcha desde el pasado año para la instalación de placas solares en municipios de la provincia. Lo que se pretende ahora es, según explicó el diputado provincial de Medio Ambiente, Vicent Aparici, aprovechar lo ya realizado para propiciar la puesta en marcha de infraestructuras.

Para ello, el responsable del área prepara estos días un informe para poner en marcha un plan de incentivos que, avanzó, podría basarse en la gestión de ayudas, fondos europeos y también en el asesoramiento en materia de energía solar, ya sea térmica o fotovoltaica.

SECTOR EN AUGE La generación de electricidad a partir de la luz del sol es un sector en alza en la provincia, como lo demuestra el incremento de peticiones para la instalación de huertos solares --ver información adjunta--. El motivo no es otro que la rápida amortización que puede lograr este tipo de proyectos, basada en que la compañía eléctrica está obligada a comprar toda la electricidad generada. Además de los huertos, también se han multiplicado las demandas de ayudas para instalaciones domésticas y térmicas.