El conseller de Infraestructuras, Mario Flores, visitará Castellón mañana viernes para asistir a la inauguración de las obras del paso elevado de la autovía CV-149, que enlaza Castellón y Benicàssim, a la altura de la rotonda en el cruce con la línea ferroviaria del puerto y el camí de Sant Francesc de la Font, según confirmaron ayer a Mediterráneo fuentes del ejecutivo municipal.

Las obras fueron objeto de un modificado, con un coste de 4,5 millones de euros, en el transcurso de la ejecución de la autovía entre la ronda Norte y el camí la Ratlla de Benicàssim, vial que terminó Pavasal el pasado 16 de mayo, con un coste de 11 millones de euros.

En la actualidad, la Conselleria de Infraestructuras, a través de la firma Torrescámara, está llevando a cabo las obras de la segunda calzada de esta autovía, entre el camí la Ratlla de Benicàssim y la glorieta de conexión con el futuro bulevar ferroviario, en el término benicense.

Esta actuación se inició el pasado 18 de junio y se prevé que concluya en el mes de octubre. Quedará por ultimar los 500 últimos metros hasta el enlace con la avenida Mohíno, obra que ejecutará el PAI Benicàssim Golf.