Los sindicatos mayoritarios de la enseñanza tildaron ayer de electoralista la visita, el martes, del conseller Alejandro Font de Mora a 10 obras de centros educativos de la provincia. Apuntan que estas actuaciones llegan tarde.

Así, el portavoz del sindicato FETE-UGT, Laureà Puig, recordó que la realidad es que todavía faltan por acabar actuaciones del Mapa Escolar del 96, como, por ejemplo, el IES Bovalar de Castellón, que lleva ocho años en espera; el Alto Palancia de Segorbe y el Llombai de Burriana. Además, aseguró que del Creaescola, solo se ha inaugurado el Angelina Abad de Vila-real.

Puig auguró que, cara al curso que viene, habrá aún mayor provisionalidad, ratios rotas y más alumnos en aulas prefabricadas. A su juicio, el plan de infraestructuras educativas no se ha ejecutado con la diligencia debida y actuaciones como las del colegio n° 4 del Grao, el de la Gran Vía o el del distrito cinco de Castellón "llegan tarde".

En el mismo sentido, la responsable del sindicato mayoritario, el STEPV, Inés Escoí, apuntó que las escuelas antes citadas se encuentran ahora mismo ocupando instalaciones provisionales y ya están llenas antes de haberse construido. Algunas, como el colegio n° 5, nacerán pequeñas porque, dijo, debe absorber todo el PAI de la Universidad. A su juicio, solo en Castellón ya deberían haberse previsto en el plan Creaescola tres o cuatro nuevas instalaciones en las zonas de expansión urbanística en las que todavía no existe dotación pública, como dijo es el caso del PAU Gumbau.

Por su parte, Xel.lo Valls, responsable de CCOO, indicó que la visita de Font de Mora ha servido "para recordar los mismos centros de siempre" y que no aporta ninguna actuación nueva. A su vez, se mostró escéptica respecto a los plazos de ejecución, ya que la mayoría de las previstas en la capital se espera que se acaben antes de que finalice el curso. "Ya me gustaría que fuera verdad", dijo. Tildó de "deshonesto" que se utilice la escuela como objeto electoralista.

COLEGIO GREGAL UGT también censuró que los aularios de infantil del Gregal y del Soler i Godes no se están realizando en los plazos previstos. El primero lleva esperándolo desde el año 96. Aunque la licitación de las obras se publicó el pasado mes de noviembre, la adjudicataria, Ordosa, tomó ayer posesión del solar con la instalación de dos casetas. El plazo de ejecución de las mismas es de nueve meses.