El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) ha ratificado la sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Castellón que rebajó a de 535,63 a 183 euros por plaza y año el canon que impuso el Ayuntamiento a la empresa encargada de explotar el servicio público municipal de estacionamiento regulado --la llamada zona azul--.

El conflicto se gestó en abril del año 2003, cuando el Consistorio prorrogó de forma unilateral e indefinida la concesión administrativa en manos de la firma Park 2000 desde noviembre del 2001. Sin embargo, el canon impuesto de 535 euros anuales por cada una de las 582 plazas de zona azul existentes --es decir, 311.736 euros-- dejaba a la firma sin margen económico.

Precisamente ese argumento ha sido el que, por segunda vez, han respaldado los tribunales. La sentencia del TSJ anula "por simplista y arbitrario" el canon que fijó el ejecutivo presidido entonces por José Luis Gimeno (PP) y lo rebaja a 183 euros por plaza y año, por lo que el consistorio solo ingresará 106.506 euros. El fallo judicial avala el informe económico que presentó la empresa para advertir que el canon impuesto no tenía en cuenta "la recaudación previsible".