Mil escolares expusieron ayer al público su concepción de cómo se debe producir un esclat de llum, sense foc ni fum. El quinto concurso de maquetas de gaiatas, organizado por la comisión del sector 15, Sequiol, y patrocinado por la Fundación Ruralcaja, se celebró con enorme éxito, tanto de visitantes como de participación. La plaza de la Pescadería acogió la muestra, compuesta por un total de 400 ingeniosos trabajos.

En la céntrica plazoleta se respiró ayer ambiente magdalenero, insuflado por el Grup de Tabaleters i Dolçainers de la gaiata. De él disfrutaron una buena cantidad de vecinos, pues como reconoce la presidenta de la comisión 15, Elisabeth Breva, la gente "ya va conociendo el concurso. Sabe que lo hacemos la semana previa a las fiestas y pasa por el centro para verlas".

VENCEDORES El ganador absoluto fue David Arnau Haba, estudiante de Primaria del colegio Isidoro Andrés. Su hermana María, Rocío Bonosojos y Elena del Amo, de la misma escuela, consiguieron el premio parcial de 4°, 5° y 6° de Primaria, mientras Laura Mont, Sara Navarro y Borja Sánchez, del Matilde Salvador, se llevaron el primer premio de Secundaria. Todos ellos recibirán sus regalos el próximo jueves a las 18.00 horas, en los salones que la fundación tiene en el centro de la ciudad.

En esta edición tomaron parte escolares de 12 colegios. Tal y como reconoce la presidenta de la comisión de Sequiol: "Cada año participan más jóvenes, hay más maquetas y más centros difunden la actividad entre sus estudiantes". Con el concurso, la Gaiata 15 hace ya cinco años que prácticamente da el pistoletazo de salida a las fiestas fundacionales de la ciudad. El acto es uno de los muchos que organiza la comisión, pero no uno más, dado su carácter social. El proceso de elaboración de los modelos da la oportunidad "a los padres de participar en un proyecto común con sus hijos y pasar buenos momentos juntos", tal y como relata Elisabeth Breva.