El Ayuntamiento aprobó inicialmente la llamada Solución Oeste que, en 1983, proponía el soterramiento de la vía férrea a su paso por la capital de La Plana. El soterramiento y la nueva estación no se ejecutaría hasta bien entrados los años noventa con la corporación de José Luis Gimeno.