Empezó como suelen hacerlo casi todos los que dedican su vida a luchar contra una enfermedad: por obligación. La búsqueda de respuestas para un familiar afectado le catapultó a liderar una cruzada contra lo desconocido. Marmaneu es ahora una autoridad en la materia y, por tanto, suscribo cada una de sus exigencias al poder político. Dar solución a 15.000 afectados no es una cuestión baladí. Así que, señores, menos promesas y más realidades.

Redactor jefe