El conseller de Justicia y Administraciones Públicas, Fernando de Rosa, inauguró ayer el primer Punto de Encuentro Familiar en la provincia de Castellón --ubicado en la antigua Audiencia de la plaza Borrull, en la calle Bellver, número 20, de la capital--, y que se suma a los 10 existentes en toda la Comunitat Valenciana.

El objetivo de este nuevo espacio es salvaguardar la seguridad y garantizar los derechos de los menores cuando se hallan en situaciones de tensión tras la ruptura de sus progenitores, así como también el bienestar del menor con un servicio gratuito, universal y especializado.

Al acto acudió también el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, quien firmó el convenio con De Rosa en este nuevo Punto de Encuentro Familiar, y contó con la presencia del presidente de la Audiencia, Carlos Domínguez; el delegado del Consell, Joaquín Borrás; la secretaria territorial de Justicia, Susana Fernández; y el decano del Colegio de Abogados, Manuel Badenes.

El alcalde de Castellón destacó el deber que tienen las administraciones por solucionar los problemas que se generan en la sociedad. "Debemos preocuparnos para que estos problemas sean cada vez menos, minimizarlos, porque no se puede dar la espalda a los problemas familiares, y hay que trabajar con estas situaciones más humanas", dijo.

Según explicó el primer edil de la capital de La Plana, "es necesario evitar situaciones traumáticas a los menores y por eso trabajamos los ejecutivos, como en este caso, por lo que quiero agradecer al conseller la firma de este convenio para llevar a cabo en este edificio este servicio tan importante para todos los castellonenses".