El número uno de la candidatura socialista al Congreso, Jordi Sevilla, se reunió anoche en Torreblanca con varios centenares de militantes y simpatizantes de toda la provincia a quienes animó a participar en la campaña electoral "de una manera limpia y transparente, porque en este partido no vamos a entrar en confrontamientos con nadie puesto que lo principal es explicar nuestras propuestas".

El exministro aseguró que si José Luis Rodríguez Zapatero repite victoria, la nueva legislatura "será la de la consolidación de los proyectos que hemos puesto en marcha y que tanto benefician a los castellonenses".

En este sentido, Sevilla se mostró convencido del apoyo de la gente, "que pienso que tiene claro que, dando un paso más en la confianza otorgada a los socialistas, seremos capaces de culminar la transformación del país".

El socialista marcó las líneas básicas de la apuesta de su partido para los próximos cuatro años y que pasan por lograr el pleno empleo tanto de hombres como de mujeres, seguir mejorando las pensiones y la redistribución del superávit e incrementar hasta 800 euros el salario mínimo interprofesional, "lo cual nos va a permitir luchar contra la precariedad laboral".

Sevilla indicó que no se puede obviar la formación del capital humano, "para lo cual hay que invertir en aspectos sociales, educativos o científicos". En este punto, el candidato al Congreso quiso recordar que el Gobierno central de Zapatero "ha destinado partidas económicas importantes para ejecutar proyectos y obras, pero nunca ha dejado de lado su apuesta por la gente".

Por último, el exministro detalló ante los asistentes la redistribución del superávit que plantea el PSOE y recordó que "esta es la primera vez en la historia que el Estado ingresa más que gasta, y nuestra finalidad no es otra que la de hacer buen uso de ese dinero para favorecer, en lo posible, a las familias más necesitadas de la provincia".