El alcalde de Onda, Enrique Navarro, ha declarado que si su homólogo en Morella, Ximo Puig, quiere el apoyo de los sevillistas en su carrera por alcanzar la secretaría general del PSPV, "primero tendrá que concretar la gestión que llevaría a cabo como líder regional, y segundo, tiene que detallar el nombre y apellidos de las personas que formarían su equipo".

Navarro ha afirmado que no tiene "nada en contra de la gente de Puig, pero me gustaría pedirles que si nos tienden la mano para iniciar juntos esta nueva etapa --como ayer recogió Mediterráneo-- tienen que darnos menos patadas por detrás y no como estos días está haciendo alguna persona que es afín a él".

Otro de los aspectos sobre los que ha querido hablar el primer edil de Onda es sobre la necesidad de primar el programa y los nuevos proyectos, "y no tanto el candidato, la persona. No tenemos que caer en ese error".

El socialista se ha mostrado dispuesto a dialogar con el sector lermista al que pertenece Puig, "porque no excluimos a nadie, pero insisto al apuntar que se han de ver nuevas formas y maneras si queremos llevar a buen puerto estas intenciones".

Navarro ha reconocido que la derrota electoral del pasado domingo en Castellón ha sido "un fracaso". Sobre este asunto ha añadido que "tenemos que reponernos cuanto antes y por eso debemos actuar con rapidez".

El socialista ha matizado que no será un camino sencillo "pero yo, por mi parte, empezaré a reunirme con la gente con la que vengo trabajando para retomar otra vez los contactos y las conversaciones pendientes".

Al igual que apuntó ayer en este periódico Puig, Navarro ve viable un consenso entre las distintas familias, siempre y cuando, apunta, se respeten dos premisas. En primer lugar, el valor de la municipalidad, y en segundo término, que se prioricen las ideas antes que las diferencias personales. "A partir de ese momento será cuando tendamos nuestra mano a quienes nos reclamen sus apoyos dentro del partido", ha concluido.