La Federación Nacional de Cofradías de Pescadores no llegó ayer prácticamente a ningún acuerdo después de dos días de reuniones en los que han estado buscando soluciones a los problemas que persiguen al sector en los últimos tiempos, para lo que no descartaban movilizaciones. Así lo manifestó a Mediterráneo el vicepresidente de la organización estatal y presidente de la Federación Provincial, Salvador Orero, que afirmó sentirse "muy decepcionado" tras abandonar el cónclave al que asistieron los representantes de los marineros de toda la geografía española.

El mismo Orero explicó que esta desilusión era generalizada en todas las federaciones provinciales, ante la imposibilidad de adoptar medidas reivindicativas. La Federación decidió posponer una hipotética reunión con el Ministerio de Agricultura y Pesca, debido a que las recientes elecciones pueden provocar un relevo en el órgano ministerial.

SOLICITUDES Entre las escasas disposiciones concretas que se han acordado a lo largo de los dos días de reuniones se encuentra la redacción de unas cartas que se remitirán a diferentes organismos, entre ellos el mismo Ministerio o la Secretaría General de Pesca. En ellas se traslada la problemática que cada vez dificulta en mayor medida la salida a faenar de las barcas y se solicita a las diferentes entidades la convocatoria de reuniones para tratar de buscar soluciones.

También se acordó la puesta en marcha de comisiones, encargadas de elaborar informes para negociar ante órganos comunitarios, ya que en palabras de Orero, "desde Bruselas se han creado normativas que no tienen nada que ver con lo que se nos había avisado".

PERSPECTIVAS La posibilidad de ir a la huelga quedó desestimada en las reuniones de la asociación nacional. Para Orero, esta hipótesis no es plausible, "pues los marineros han de salir a faenar para poder comer". Además, el presidente de la Federación Provincial de Cofradías de Pescadores señaló que desde la Secretaría General de Pesca se trata de crear división entre las diferentes federaciones, "para que cada uno haga la guerra por su cuenta y nos enfrentemos".

La semana próxima, Orero tiene prevista una reunión con la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación para continuar con la búsqueda de soluciones que mejoren la situación del sector, que se encuentra en uno de sus momentos más difíciles.