"El movimiento cooperativo es importante, fuerte y abarca todos los sectores". Son palabras del presidente de la Confederación de Cooperativas de la Comunitat Valenciana, Luis Valero Lahuerta, un interlocutor plenamente cualificado, como indica el cargo. A pesar de que entre las 2.845 empresas que agrupa la confederación predominan las dedicadas a la agricultura, la diversificación es un hecho, como lo demuestra que de las 20 cooperativas dedicadas a la distribución eléctrica que existen en España "16 se encuentran en la Comunitat", destaca Valero.

Otro de los datos relevantes está en el hecho de que la única entidad cooperativa que existe en el territorio valenciano dedicada al consumo dé empleo a 9.000 personas. Se trata de Consum, que con el paso del tiempo y desde su fundación en 1975 "ha ido aglutinando a las cooperativas individuales de consumo", como señala el presidente de la confederación.

Esos puestos de trabajo son una parte importante de los 80.591 empleos estables que actualmente ofrece el movimiento cooperativo de la Comunitat. Esto es así porque en los principios fundacionales de estas entidades económicas se encuentran valores como la creación equitativa de riqueza, la apuesta por el desarrollo sostenible, la decidida vocación humanista o su compromiso social con el entorno.

Fundamentos "que ahora tratan de vender otras empresas y que nosotros hemos promulgado desde el momento de la fundación", manifiesta Lahuerta. Es por eso que una de las cuentas pendientes del movimiento cooperativo está en la comunicación de sus acciones. "Debemos decir todo lo que hacemos" sentencia Lahuerta, en una de sus principales reivindicaciones.