Maria Gràcia Molés, diputada provincial del Bloc, ha pedido al Consell que haga cumplir la ley en los casos de "abuso" que se dan con la apertura de determinados establecimientos comerciales, como ya denunció Mediterráneo. La nacionalista ha tachado de "inadmisible" que se permita abrir más horas y más días ciertos negocios solo por el origen asiático de sus propietarios. "No se puede discriminar a nadie por su raza, pero tampoco favorecerlo", ha manifestado la diputada.

Molés ha señalado que los argumentos sobre la libertad comercial total son "una falacia, y eso es aplicable para las grandes superficies y para los denominados bazares asiáticos, ya que ambas atentan contra dicha libertad".

Para la diputada, un establecimiento no puede estar abierto libremente y a todas horas, según sea voluntad del propietario, "sino que la ley es quien debe regularlo". Molés ha añadido que quienes vienen de fuera "han de respetar deberes y leyes".