La Generalitat confirmó la pasada semana a este periódico el inicio de las obras de encauzamiento del barranco de Fraga, que ponían fin a más de 17 años de espera. Sin embargo, Mediterráneo pudo comprobar ayer que los trabajos todavía no han empezado pese a que en mayo se anunció la adjudicación a las empresas FCC-Pavasal por un montante de 24,5 millones.

El proyecto de canalización del barranco de Fraga se arrastra desde el año 1991 cuando el exalcalde de Castellón, José Luis Gimeno, lo reivindicó por primera vez al entonces presidente de la Generalitat, Joan Lerma. La reciente adjudicación a las dos empresas quedó pendiente de que el consistorio castellonense concretara con los propietarios afectados la obtención del 20% de terrenos para encauzar la totalidad de los 15 kilómetros de cauce, un trámite que no impedía un inicio de las obras que aún no se ha producido. Ahora, la Generalitat afirma que el proyecto está en fase de ejecución, pero Mediterráneo no ha encontrado a los técnicos. Preguntada la Conselleria por el punto exacto en marcha, fuentes de este departamento no lo concretaron.

Al margen del barranco de Fraga, el Consell proyecta otras dos infraestructuras de canalización. El nuevo cauce del barranco del Sol está ligado a la aprobación del proyecto de reparcelación de la unidad 27-SU-R del PAI Mestrets por el Ivvsa. El proyecto --sometido a información pública-- desviará desde el grupo Rosers al río Seco, por el antiguo cementerio, el canal que ahora muere en el Hospital General. La nueva infraestructura suma 5,4 millones de euros y 1,3 Km de longitud para desaguar 55 Hm de agua por segundo.

El tercer barranco pendiente es el de Canters, junto a la ronda norte. Está vinculado a un desarrollo urbanístico, los sectores 22-SU-R y 03-UE-T, en Tetuán XIV. La urbanizadora presentó recientemente los proyectos de urbanización, por lo que los trámites tardarán más de un año.