El Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) publica hoy una resolución de la Conselleria de Educación por la que se establecen orientaciones metodológicas, didácticas y organizativas para impartir la materia Educación para la Ciudadanía en la ESO, en cumplimiento de los autos del TSJCV. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) dictó el pasado mes de julio dos autos que suspendían cautelarmente una parte de la orden de la Generalitat que regula la enseñanza de Educación para la Ciudadanía, que permite al alumno optar por hacer un trabajo para aprobar esta materia. La resolución de la Conselleria señala que, en tanto no se dicte sentencia firme o el TSJCV "revise sus autos", los alumnos que hayan solicitado la opción B (realización de un trabajo) deberán cursar la opción A (el desarrollo del currículo de la materia por parte del profesor). Por ello, los directores generales de Ordenación y Centros docentes, Francisco Baila, y de Personal, David Barelles, han procedido a dictar una instrucción específica con la finalidad de establecer orientaciones metodológicas, didácticas y organizativas para la atención al alumnado que curse en segundo de la ESO esta materia. La resolución, compuesta por cinco puntos, señala que la materia se impartirá en inglés, y que el profesor que tenga atribuida la docencia de la materia podrá contar con la presencia simultánea en el aula del profesorado especialista en lengua inglesa, al que corresponderá "vehicular la impartición de la materia" en función de la programación didáctica establecida. Asimismo, la Conselleria afirma que, para la adecuada atención al alumnado, tanto el profesor responsable como el de apoyo se coordinarán semanalmente en aspectos como la distribución temporal de los contenidos, los procedimientos previos para evaluar el aprendizaje del alumnado, los materiales que se vayan a utilizar y la adecuación de los contenidos y evaluación al alumnado con necesidades educativas especiales. Respecto a los criterios de evaluación de la materia, se afirma que serán "el referente fundamental" para valorar el grado de adquisición de las competencias básicas y el de la consecución de los objetivos, adecuándose a las características individuales y a las circunstancias personales de cada alumno. Las pruebas escritas que, en su caso, se realicen para evaluar el progreso en el aprendizaje del alumnado, "podrán efectuarse indistintamente en castellano, valenciano o inglés", según señala la resolución fechada el pasado 1 de septiembre. Finalmente, se indica que el profesor que tanga atribuida la docencia de la materia Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos decidirá sobre las calificaciones.