La Diputación Provincial sigue apostando fuerte por la mejora de los servicios municipales de agua potable y, para ello, ha adoptado una amplia batería de acciones en orden a alcanzar los objetivos recogidos en la Carta Europea del Agua y en los acuerdos internacionales que marcan la tendencia en el uso de este recurso, escaso y vital para el desarrollo de nuestra sociedad.

En relación con el abastecimiento de agua a los municipios castellonenses, la Diputación ha ejecutado en los últimos 12 años 610 actuaciones por un importe de más de 76 millones de euros.

En lo referente al suministro, la institución estudió y propuso la realización de 49 sondeos en toda la provincia con un importe estimado de 29 millones de euros, mientras que la empresa estatal Acuamed contrató en el 2005 la realización de ocho sondeos por importe de cinco millones de euros, de los que únicamente cuatro han finalizado con resultados positivos, dos con resultado negativo y otros dos se encuentran ahora en ejecución.

La Diputación, en colaboración la Conselleria de Infraestructuras y Transportes, realiza las actuaciones necesarias para dotar de agua potable a municipios con problemas en el abastecimiento. De momento se ha actuado en Benassal, Vilafranca, Castellfort, Cinctorres, Zorita, Palanques, Villores, Forcall, Atzeneta, Torre Embesora, Villar de Canes, Sant Mateu y Albocàsser.

Además, se ha adjudicado ya la realización de un sondeo en Culla y la contratación de un pozo en Vistabella, del que puedan abastecerse otros municipios como Benafigos y Xodos.

Estas actuaciones de la Diputación inciden en la globalidad del ciclo del agua, ya que gestiona las estaciones depuradoras de aguas residuales de 80 municipios. La labor se está gestionando gracias a un convenio con la Entidad de Saneamiento de Aguas Residuales, que es quien garantiza la correcta devolución al medio natural del agua consumida. Hasta la fecha, las estaciones depuradoras que hay ubicadas en la provincia han prestado servicio a 103.105 habitantes.