Francesc Colomer se muestra dispuesto a liderar el proyecto socialista en Castellón. Ha sido diputado autonómico y ahora es alcalde y portavoz en la Diputación. Político curtido y con experiencia, quiere aunar todas las sensibilidades que hay en el partido en una sola y convertirse en el referente provincial del PSPV-PSOE. No será una tarea fácil. El 15 de noviembre los socialistas se la juegan en lo que será el primer congreso provincial de su historia.

--Usted quiere optar a la secretaría general provincial del PSPV-PSOE, ¿por qué ha decidido dar el paso?

--Porque creo en este partido y en sus militantes. También creo en sus posibilidades y en su proyecto de progreso social. Quiero asumir el compromiso colectivo de dar un paso al frente en un tiempo nuevo para todos. Siempre me han motivado los retos y nunca me he escondido ante los problemas. Quiero aportar lo mejor de mí en la apasionante tarea común de renovar y modernizar un gran proyecto para esta provincia y sus ciudadanos. Y, por tanto, quiero ser el secretario general de todos los socialistas de Castellón. Creo en el cambio generacional sin exclusiones. También quiero significar que me lo han pedido compañeros de todas partes y gente sin militancia alguna. Lo considero un honor e intentaré con humildad cumplir de la mejor manera posible.

--¿Y para ello cuenta con el apoyo de Jorge Alarte?

--Quiero ser el candidato de todos. Es importante la confianza del secretario general del PSPV y la del último militante de la agrupación más pequeña. Jorge es mi secretario general y el de todo el partido. Cuenta con mi apoyo y mi afecto personal.

--¿Qué cambio va a suponer para el partido pasar de muchas estructuras comarcales a una organización provincial?

--Estamos ante una gran oportunidad. Debemos cohesionar el mensaje, las respuestas y la eficacia de las actuaciones. Este es un partido con vocación y voluntad de gobierno, y la nueva estructura territorial nos brinda la posibilidad de ganar en operatividad, adaptando y modernizando nuestras propuestas de cara a la sociedad. De todas maneras, para nosotros lo más importante va a seguir siendo las ideas y el factor humano como verdaderaro motor del cambio, así como nuestra capacidad de generar confianza y credibilidad.

--¿Y qué perfil contempla para su Ejecutiva?

--Creo que del congreso provincial debe salir una dirección que aúne la ilusión, el compromiso, el talento y la capacidad de trabajo en equipo. Gente creíble que sintonice con la sociedad. Ese es el perfil de los nuevos tiempos. Una Ejecutiva que sea el reflejo de las ganas de ganar y que asuma el riesgo necesario para lograrlo.

--Ya sabe que los municipalistas exigen su cuota dentro de la nueva dirección provincial. ¿Si usted gana, habrá integración?

--Integrar, sumar, incorporar: son los verbos que debemos pronunciar y conjugar con acierto. Llevo meses diciendo que este es un proyecto coral, de todos y de todas, que debe incluir y no excluir. Aquí no sobra nadie. Antes le diré que lo que falta es mucha gente. Falta mucha gente que está deseando poder confiar en nosotros y en la política. La política en mayúsculas que, dicho sea de paso, es una actividad noble y digna aunque veamos especialmente en esta provincia ejemplos tan poco edificantes. Este es un partido enormemente democrático en donde no se penaliza la discrepancia como ocurre en nuestro principal partido rival. Aquí la gente ejerce su libertad de expresión y nadie debe rasgarse las vestiduras por ello. Pero, insisto, lo más importante de cara el congreso y, sobre todo, a partir del día después, es barrer las fronteras muchas veces imaginarias que persisten sin motivo objetivo alguno.

--¿Cree que este congreso va a enterrar definitivamente las divisiones históricas del socialismo castellonense?

--Creo que en este próximo cónclave provincial tenemos que hacer muchas cosas. En primer lugar emitir un mensaje claro a la ciudadanía sobre nuestra voluntad de compromiso con la sociedad y sus retos. Debe ser un congreso por y para la sociedad, eso es algo que nosotros tenemos muy claro. Debemos ofrecer respuestas y alternativas para remontar la crisis económica y generar la máxima confianza entre los ciudadanos y ciudadanas de esta provincia. Saldremos del congreso sabiendo que no somos el ombligo del mundo, sino que el mundo reclama a la política y a los partidos responsabilidad y compromiso real. Apuesto por un congreso que hable de los problemas que tiene Castellón y se concentre en las alternativas socialistas. Pero, sobre todo, en este cónclave tenemos que superar las familias y también las etiquetas internas. Lo que vamos a tener que hacer, si me permiten la expresión, es desetiquetarnos. Solo una identidad: socialistas.

--Ha sido diputado autonómico, provincial y alcalde. Ahora puede ser el referente socialista en la provincia. ¿Qué le queda hacer en política?

--Nada. Me faltará vida para poder agradecer suficientemente la confianza que mis compañeros llevan años brindándome sin yo pedir nada. Lo mínimo que puedo hacer es saber interpretar este deber de gratitud cumpliendo con honestidad la tarea que se me encomiende. Así lo he hecho toda mi vida. Nunca me he parado a pensar qué espero de la política, prefiero pensar que la gente espera cosas de uno y ese es el "veneno" que te engancha y te compromete. No me interesa el futuro personal. Cuando fui a la diputación me dijeron muchos amigos: No vayas que te quemarás. A todos les contesté: y a mi qué. Si quiere saber qué me falta realmente, se lo digo: tiempo para mi familia.

--Su entrada como portavoz de la Diputación ha cambiado el modelo de oposición con su enfrentamiento directo a Carlos Fabra. ¿Lo cree necesario?

--Creo necesaria una regeneración ética de la Diputación. Otro modelo de institución provincial es posible, y hemos intentado plasmarlo en múltiples iniciativas y propuestas que evidencian la alternativa y la defensa de los intereses de los municipios de la provincia. En ese sentido, la lucha contra la corrupción es una de las cuestiones centrales en todas las democracias avanzadas y creo convenientes los debates que hemos realizado. Me inclino por decir las cosas a la cara y con argumentos. Ese es el único camino que conozco para hacer política. Castellón es mucho más que su presidente de la Diputación (Carlos Fabra), y tengo la certeza de que en estos momentos declina una etapa con más pena que gloria para esta provincia. A los socialistas nos interesa el día después y un futuro sin concepciones anticuadas del poder.

LUGAR DE NACIMIENTO CASTELLÓN, 11 DE DICIEMBRE DE 1966

ESTADO CASADO, UN HIJO

FORMACIÓN LICENCIADO EN FILOSOFÍA Y LETRAS

TRAYECTORIA FUE DIPUTADO AUTONÓMICO Y EN LA ACTUALIDAD ES ALCALDE DE BENICÀSSIM Y PORTAVOZ DEL PSPV-PSOE EN LA DIPUTACIÓN