El portavoz del Bloc en el Ayuntamiento de Castellón, Enric Nomdedéu, acusó ayer al vicealcalde, Javier Moliner, "de llenarse la boca de críticas cuando el antiguo Banco de España se remodeló sin incluir cerámica, pero ahora calla cuando la Generalitat Valenciana, en otra remodelación, la del edificio sindical, obvia este material".

El edil del Bloc señaló que la ausencia de cerámica en el edificio sindical es una muestra "de hasta qué punto la influencia del PP de Castellón en el Gobierno valenciano es nula". "El diputado y alcalde Alberto Fabra pinta muy poco en las decisiones de la Generalitat, ya que ni siquiera puede influir en que se haga lo que su equipo de gobierno reclama, a voz en grito, al Gobierno central", añadió Nomdedéu. El portavoz municipal pidió al PP que apoye al sector de la cerámica "con hechos y no con demagogia".