Cero. Este es el total registrado, con datos al 13 de marzo, de las operaciones formalizadas por la línea ICO Emprendedores en Castellón, con la que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) financia, en condiciones preferentes, a los autónomos y nuevos empresarios que pongan en marcha nuevas iniciativas o actividades profesionales.

Esta interesante línea cuenta con 100 millones de euros a disposición de todos aquellos que cumplan con las condiciones impuestas por las entidades bancarias para poder solicitarlas.

Fuentes del ICO explican que son las entidades de crédito las encargadas de "analizar cada una de dichas solicitudes" y, en función de "la solvencia del solicitante y de la viabilidad del proyecto de inversión", determinan "si pueden cursar la concesión de los créditos o no".

Para el secretario general de la Confederación Castellonense de la Pequeña y Mediana Empresa (Pymec), José Pascual Serrano, el hecho de que las líneas ICO no hayan aportado "ni un solo euro en la provincia de Castellón", considerando que ha sido "una de las más afectadas por la crisis" y en la que han "desaparecido más empresas", demuestra que "los bancos no conceden ni un crédito si el que lo pide no cuenta con un carro lleno de cosas que le respalden".

"El Gobierno ha destinado miles de millones a sanear un comercio de dinero", asegura Pascual Serrano, refiriéndose a los bancos, "cuando deberían de sanear comercios que se dedicaran a otros sectores, como por ejemplo una zapatería o una tienda de paraguas". Al respecto, el secretario general de la Confederación de Empresarios de Castellón (CEC), Rafael Montero, dice que desde la patronal han planteado al Gobierno una "garantía recíproca", para "avalar proyectos que tengan viabilidad".