Una quincena de hospitales españoles participa en un ensayo clínico para curar fístulas perianales complejas usando células madre del propio paciente. Las células se generan a partir del tejido adiposo del enfermo, que se obtiene mediante una liposucción y se inyectan en la trayectoria de la fístula, donde se desarrollan hasta que producen una cicatriz y cierran ese conducto.