El ministro de Industria y Comercio, Miguel Sebastián, no concretó ayer medidas específicas para el sector cerámico que le puedan ayudar a solventar la crisis. En su comparecencia en el Congreso, y en respuesta al diputado del PSPV por Castellón Jordi Sevilla, Sebastián enmarcó las iniciativas a las que las empresas del ramo podrán optar en "el conjunto de planes" de los "sectores industriales tradicionales".

Entre ellas Sebastián destacó "los programas de reindustrialización", sobre los que comentó que "las empresas que resulten beneficiarias de este tipo de ayudas" podrán conseguir "la exención en la presentación de garantías". Según fuentes del Ministerio, esto significa que algunas sociedades no necesitarán avales para obtener los préstamos a dicha reindustrialización.

A continuación, el ministro apuntó al plan de competitividad de los sectores estratégicos industriales, que según las mismas fuentes se concretará "en breve", y que facilitará "una nueva línea de apoyo" --es decir, de crédito-- "para fomentar la optimización de procesos y la reorientación de la producción hacia productos de mayor valor añadido, más sostenibles y más seguros", apuntó Sebastián.

EXPORTACIÓN Como tercera medida, el responsable de Industria aludió a la actividad exportadora. En este sentido, apuntó que el Gobierno está "poniendo en marcha", con una dotación de 25 millones de euros, el plan de apoyo a la internacionalización "con el objetivo de apoyar financieramente los proyectos de nuestras empresas". Además, Sebastián señaló que la "flexibilización del seguro de crédito" para esta actividad promoverá la venta de bienes en el exterior.

Según el ministro, estas iniciativas, que ya fueron presentadas en la reunión del director general de Industria con representantes del sector el día 11, se completan con "las medidas en materia sociolaboral de I+D+i", junto con el plan renove turismo, de 400 millones de euros, y los 110 que el Gobierno ha aportado a la rehabilitación de viviendas.

Ante ello, la diputada nacional del PP, Ana Pastor, criticó la "indefinición" del ministro y volvió a demandar un plan estratégico para el sector. A estas críticas se sumó su compañero de partido Miguel Barrachina, quien señaló que las acciones están "pasadas y fracasadas" y aseveró que la comparecencia de Sebastián fue "la confesión gubernamental de que no piensa hacer nada en el azulejo".

Jordi Sevilla, que en su exposición dijo que el sector "necesita apoyo", indicó a posteriori que las propuestas son "ideas en las que se está trabajando", en un proyecto "que no ha finalizado" y al que invitó a sumarse "al resto de administraciones".