Centenares de castellonenses, así como instituciones de la provincia, como el Ayuntamiento de la capital y la UJI, se sumaron en la tarde de ayer a la iniciativa mundial de carácter ecologista La hora del planeta, que contó con un apagón que duró desde las 20.30 hasta las 21.30 horas.

El objetivo fue trasmitir al mundo que la lucha por el cambio climático es posible si el todas las personas se unen. Cabe señalar que colaboraron en esta iniciativa 84 países diferentes quienes apagaron las luces nocturnas de sus edificios y monumentos más insignes durante una hora. Así, sucedió en la capital de La Plana, donde la UJI realizó una desconexión eléctrica como gesto simbólico y con el apoyo de la Oficina Verde y de Prevención y Gestión Medioambiental de esta Universitat. Por otro lado, todos los despachos y zonas externas e internas dependientes del consistorio de Castellón se mantuvieron a oscuras para colaborar con esta causa.